July 5, 2023
From Vegan FTA
605 views

Spread the love

Si eres alguien criado y matado para alimentar a los humanos, probablemente seas un pollo. 

Los pollos son, con mucho, el animal cautivo más común en la industria agrícola, ya que alrededor de 23 mil millones de individuos se mantienen cautivos en granjas y otras instalaciones. También son los vertebrados terrestres más comúnmente sacrificados en el mundo, con alrededor de 66 mil millones de pollos sacrificados cada año desde 2016. Y son la segunda fuente común de carne consumida por las personas (después de los cerdos) si no contamos los peces. Para obtener la misma cantidad de carne que la gente puede obtener comiendo una vaca, necesitarían matar aproximadamente 134 pollos. Esto significa que los reducetarios que cambiaron de carne roja a carne blanca son, de hecho, «aumentadores» en lo que respecta al número de animales que deben ser sacrificados para alimentarlos (y como ahora hay más de estos, el número de pollos matados continúa aumentando).

Pero no todos los pollos muertos han vivido el mismo tipo de vida. Algunos pudieron haber sido capaces de moverse un poco en pequeñas granjas de patio trasero y comportarse cerca de cómo deben comportarse los pollos. Algunos solo vivieron unos minutos si eran machos nacidos en la industria del huevo. Muchos vivieron en graneros atestados bajo la etiqueta equivocada de «campo libre». Y muchos más vivieron toda su vida en pequeñas jaulas en granjas industriales. Pero de todos los pollos de la industria de la agricultura animal, quizás los que más sufren son los pollos de engorde, criados exclusivamente para ser comidos, en lugar de producir huevos o luchar entre sí. La oscura e inquietante realidad de la cría de pollos de engorde a menudo se oculta a la vista del público. Vale la pena dedicar un blog a exponerla.

La demanda de carne barata

Photo By Anton Mislawsky via Shutterstock (Royalty-free stock photo
ID: 511260613)

El término «pollos de engorde» ya nos está diciendo en su nombre por qué se crearon este tipo de pollos. En ingles se usa la palabra broiler que se originó a finales del siglo XIV y significa parrilla utilizada en asar, derivado del verbo broil (asar) que significa «cocinar por la acción directa del calor». Se sabe que desde 1858 decir “pollo de engorde” (broiler chicken) significa “pollo para asar“, pero la industria actual anglosajona solo los llama broilers

Sólo hay una razón para la existencia de pollos de engorde: los consumidores de carne quieren carne barata, y los granjeros quieren que se les pague por producirla barata. Los consumidores de carne encontraron que cazar animales salvajes era demasiado difícil. Descubrieron que la cría de aves silvestres no era suficiente, ya que la cría del gallo salvaje rojo (Gallus gallus, el antepasado salvaje de todos los pollos, que todavía existe en la India) no era rentable porque son animales bastante flacos. Tenían que crear algo que produjera más carne más rápidamente y con menos recursos. Tuvieron que crear una criatura antinatural que produce más carne y come alimentos más baratos. Tuvieron que crear los pollos de engorde, que no son solo aves domésticas (por lo tanto, creadas por humanos a través de la selección artificial), sino un tipo particular de aves domésticas deformes y antinaturales (por lo que pasaron por un período más largo de «ingeniería» genética). Una vez que los agricultores los crearon, se criaron en instalaciones industriales a gran escala (en América se llaman Concentrated Animal Feeding Operations, CAFOs), o en grandes granjas engañosamente llamadas «camperas», diseñadas para maximizar ganancias.

Todo esto no fue para aumentar la «calidad» de la carne o para mejorar su sabor o textura. No fue para manejar las aves más fácilmente o tampoco para beneficiar su bienestar. Fue simplemente para producir más carne. Más carne por animal, más carne por granja y más carne por empresa, por lo que más personas podrían comer más carne, pagar menos por comerla y los agricultores podrían beneficiarse más. 

No fue solo la demanda de carne lo que impulsó la industria, sino la demanda de carne barata. Antes de que apareciera la agricultura industrial, la gente cultivaba alimentos a través de la agricultura tradicional. Sin embargo, eso requería un poco de esfuerzo, y debido a que aún no habían descubierto los problemas de salud asociados con el consumo de productos animales, la carne barata les hizo aumentar su consumo de carne. La carne barata hizo que las personas dejaran atrás su dieta principalmente basada en plantas, y en lugar de cultivar sus alimentos saludables en sus campos, patios o jardines comunitarios, compraron la comida de las industrias cárnicas ansiosas por vendérsela a un precio razonable. Comer pollos es a la comida lo que quemar gasolina es al transporte, algo que parecía un avance cuando comenzó, pero ahora todos sabemos que fue una mala idea. 

Pollos “Frankenstein”

Photo By Bigbubblebee99 via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID:
473006527)

Mediante el proceso de cría selectiva para crear más carne por animal y cambiando los métodos de alimentación con el objetivo de un crecimiento rápido, los cuerpos y la fisiología de los pollos se transformaron gradualmente en los pollos de engorde que tenemos hoy, que son versiones “Frankensteinianas” de los pollos indios originales más pequeños y delgados de los que fueron criados inicialmente. Ahora, estos pollos crecen anormalmente rápido y alcanzan el «peso de mercado» en solo unas pocas semanas (lo que significa que se matan mucho más jóvenes). Este rápido crecimiento ejerce una inmensa presión sobre sus cuerpos, lo que lleva a una gran cantidad de problemas de salud, incluidas deformidades en las piernas, problemas cardíacos y dificultades respiratorias. Muchos pollos de engorde sufren de dolor crónico e incomodidad debido a su crecimiento acelerado, lo que les dificulta moverse, caminar o participar en comportamientos naturales, como posarse y bañarse en polvo.

La domesticación de los pollos comenzó hace unos 8.000 años en Asia, cuando los humanos comenzaron a mantenerlos en cautiverio para obtener huevos, carne y plumas. El primer cambio significativo en la morfología de los pollos domesticados ocurrió durante el período medieval, cuando comenzó la cría selectiva para un tamaño corporal mayor y un crecimiento más rápido en Europa y Asia. A finales del período medieval, los pollos domesticados habían duplicado al menos su tamaño corporal en comparación con sus ancestros salvajes. Sin embargo, no fue hasta el siglo XX que los pollos de engorde surgieron como un tipo distinto de pollo criado para la producción de carne. Según Bennett et al. (2018), los pollos de engorde modernos han duplicado al menos su tamaño corporal desde finales del período medieval hasta el presente, y han aumentado hasta cinco veces en masa corporal desde mediados del siglo XX. 

Después de décadas de selección artificial, los pollos de engorde modernos son el resultado de un rápido crecimiento (que proviene de sus genes) y una alta eficiencia alimenticia (que proviene de cambios en los métodos de alimentación y cría). Los pollos de engorde pueden alcanzar un «peso de sacrificio» de aproximadamente 2 kg en solo seis semanas de edad, que es más del doble de rápido que sus antepasados. También tienen músculos pectorales mucho más grandes, que representan aproximadamente el 25% de su peso corporal, en comparación con el 15% en los pollos rojo salvajes. Los pollos de engorde tienen una forma corporal y postura diferente a sus contrapartes salvajes, con una espalda más horizontal, patas más cortas y pecho más ancho.

El peso promedio de un pollo de engorde en el sacrificio es ahora de alrededor de 2,5 kg, en comparación con 0,9 kg en 1957. En un artículo de 2014 sobre este tema, Zuidhof et al. Escribieron lo siguiente: “De 1957 a 2005, el crecimiento de pollos de engorde aumentó en más del 400%, con una reducción simultánea del 50% en la tasa de conversión alimenticia, correspondiente a una tasa anual compuesta de aumento en 42 d de peso corporal vivo del 3,30%. La TCA de cuarenta y dos días disminuyó un 2,55% cada año durante el mismo período de 48 años. El potencial de crecimiento principal de Pectoralis aumentó, mientras que la grasa abdominal disminuyó debido a la presión de selección genética durante el mismo período de tiempo. De 1957 a 2005, el rendimiento de pectoral menor a los 42 días de edad fue un 30% mayor en los machos y un 37% más alto en las hembras; El rendimiento del pectoral mayor aumentó en un 79% en los machos y en el 85% en las hembras” (la tasa de conversión alimenticia es una medida de la eficiencia con la que un pollo convierte el alimento en peso corporal, y los pectoralis mayores y menores son diferentes músculos pectorales). 

Estos cambios han traído serios problemas de salud a los pollos. Los pollos de engorde son propensos a diversos trastornos esqueléticos, como cojera, fracturas y deformidades, debido a su exceso de peso corporal y rápida tasa de crecimiento. También sufren de problemas cardiovasculares, como insuficiencia cardíaca y ascitis, debido a las altas demandas metabólicas de sus músculos. Pero hay una cosa que los fabricantes no han podido cambiar. Los pollos de engorde siguen siendo seres sintientes con su capacidad de sentir dolor y sufrir intacta, pero ahora están atrapados en un cuerpo de pesadilla.

El sufrimiento de los pollos de engorde

Photo By dkroy via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 2020286276)

Todas las aberraciones corporales mencionadas anteriormente, junto con las formas en que se mantienen y alimentan los pollos, les causan muchas enfermedades y dolencias que hacen de su vida una miseria. En las granjas industriales, la forma más común de criar pollos, los pollos de engorde están hacinados en espacios superpoblados y confinados, con poco o ningún espacio para moverse o extender sus alas. A menudo se alojan en cobertizos o graneros sin ventanas, donde se mantienen en sustratos o pisos de listones que están cubiertos de heces y orina. A menudo se someten a mutilaciones dolorosas, como el recorte del pico y el recorte de sus garras, para prevenir lesiones y canibalismo causados por el estrés y el hacinamiento.

Para promover un crecimiento más rápido, los pollos de engorde a menudo se alimentan con una dieta alta en calorías que carece de una nutrición adecuada. También están sujetos a iluminación artificial constante para interrumpir sus patrones naturales de sueño y fomentar la alimentación continua, lo que lleva al aumento de peso. Esta alimentación constante y la falta de ejercicio dan como resultado pollos que son pesados y no pueden soportar su propio peso, causando más dolor y sufrimiento. No hace falta decir que, en tales condiciones de cría, los pollos no pueden realizar la mayoría de sus comportamientos naturales o satisfacer sus motivaciones normales, por lo que se encuentran en un estado permanente de estrés y frustración. 

Estas condiciones antinaturales insalubres y hacinadas son caldo de cultivo para muchas enfermedades. En particular, pueden sufrir lo siguiente:

  • Disfunción cardiovascular: Los pollos de engorde son propensos a la insuficiencia cardíaca y otros problemas circulatorios debido a su rápida tasa de crecimiento y alta demanda metabólica, que puede causar síndrome de muerte súbita, ascitis e hipertensión pulmonar.
  • Disfunción esquelética: Tienen huesos y articulaciones débiles debido a su exceso de peso corporal y falta de ejercicio, lo que puede causar cojera, fracturas, deformidades y osteoporosis.
  • Lesiones de tegumento: Los pollos de engorde tienen lesiones en la piel e infecciones debido a su contacto con el sustrato, las heces, las plumas y otras aves, que pueden causar dermatitis, pododermatitis, quemaduras en el corvejón y ampollas en el pecho.
  • Coccidiosis: Esta es una enfermedad parasitaria causada por protozoos del género Eimeria, que puede causar diarrea, pérdida de sangre, anemia y mortalidad.
  • Colibacilosis: Es una infección bacteriana causada por E. coli, que puede causar septicemia, pericarditis, perihepatitis, airsacculitis y salpingitis.
  • Aflatoxicosis: Esta es una toxicosis causada por aflatoxinas producidas por hongos del género Aspergillus, que pueden causar una reducción de la tasa de crecimiento, su eficiencia alimenticia, su función inmune, y causar daño hepático y mortalidad.

Después de unas pocas semanas de vida, los pollos de engorde son enviados al matadero, para ser sacrificados en métodos a menudo crueles e inhumanos. Tanto como si vivieron en una granja industrial o en las llamadas granjas de «corral», todos terminarán en los mismos mataderos. Allí, los pollos son sometidos a aturdimiento eléctrico, donde una corriente eléctrica pasa a través de sus cuerpos para dejarlos inconscientes antes de ser sacrificados. Sin embargo, el aturdimiento inadecuado puede hacer que los pollos estén completamente conscientes durante el proceso de sacrificio, lo que lleva a un sufrimiento y angustia extremos. Además, la velocidad y el volumen del proceso de sacrificio pueden resultar en un manejo deficiente y un aturdimiento inadecuado, causando más dolor y terror para estas aves. En otros mataderos, se matan a los pollos con gas sofocante.

La industria del pollo de engorde 

Photo By David Tadevosian via Shutterstock (Royalty-free stock photo
ID: 1126261334)

La industria del pollo de engorde es enorme y está creciendo. A nivel mundial, en 2005 esta industria produjo 71.851.000 toneladas de carne de pollo, y de 1985 a 2005, la industria de pollos de engorde creció un 158%.  Según la Base de Datos Estadísticos Corporativos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, más de 66 mil millones de pollos son sacrificados para carne en el mundo cada año. 

El mayor productor de pollo por peso es Estados Unidos, que representa casi el 18% de la producción mundial de carne de pollo, pero el mayor productor de pollo en número de individuos es China, que representa más del 14% de la producción mundial de pollos de engorde. Más de 7.200 millones de pollos de engorde son sacrificados para carne en la UE cada año, produciendo alrededor de 12 millones de toneladas de carne de pollo, con un consumo medio per cápita de 24,1 kg/año. Según el Consejo Nacional del Pollo, más de 9 mil millones de pollos de engorde fueron matados en los Estados Unidos en 2018. Brasil, la Federación de Rusia, India, México, Indonesia, Japón, Irán y Turquía son los otros productores principales. 

Según Statista, aproximadamente 1.120 millones de pollos de engorde fueron sacrificados en el Reino Unido en 2021, y esta cantidad ha aumentado casi todos los años desde 2010 (¡y el Reino Unido es uno de los países con más veganos!) Según la Oficina Australiana de Estadísticas, 701,3 millones de pollos fueron sacrificados en Australia en 2022, y el número ha aumentado de 169,56 millones en diciembre de 2020 a 173,33 millones en diciembre de 2022. 

Según Stellina Marfa, la empresa de comida de pollo frito estadounidense KFC mata alrededor de 850 millones de pollos al año y desde su comienzo ha sacrificado alrededor de 1.540 millones de pollos en toda su historia. No se deben criar pollos para producir alimentos en ninguna circunstancia, ya que esto es explotación animal, o para cualquier otro propósito. Hacerlo va en contra de los principios fundamentales del veganismo, que tendría que ser la base moral que todos deberíamos seguir. Sin embargo, vemos una y otra vez que cuanto más grande es la granja o empresa que explota a los animales, peor es la vida que tienen estos animales. En 2019, World Animal Protection (WAP) analizó las condiciones de los pollos cuya carne se proporciona a gigantes de la alimentación como KFC, McDonald’s, Nando’s, Burger King, Pizza Hut, Starbucks, Subway y Domino’s Pizza, y descubrió que estas empresas tenían “un desprecio casi universal” por mejorar el bienestar de los pollos. Ha habido numerosas exposiciones de las condiciones con las que estos animales son tratados. 

Esta enorme industria no solo es perjudicial para los pollos. La gran cantidad de pollos criados en granjas industriales produce una enorme cantidad de desechos, que pueden contaminar las vías fluviales locales, contaminar el suelo y emitir gases nocivos, contribuyendo a la contaminación del aire y al cambio climático. Las cantidades masivas de alimento, agua y recursos necesarios para mantener las granjas industriales también ejercen presión sobre los recursos de nuestro planeta, contribuyendo a la deforestación y la pérdida de biodiversidad. Y la proliferación de bacterias resistentes a los antibióticos, que es un grave problema de salud humana, puede atribuirse, en parte, al uso excesivo de antibióticos en granjas industriales de pollos y granjas de corral, que es algo que hacen los agricultores porque, de lo contrario, las condiciones de hacinamiento de sus aves propagarían enfermedades infecciosas demasiado rápidamente. 

La corta y horrible vida de un pollo de engorde

Photo By chinahbzyg via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1933856366)

Si fueras un pollo de engorde, lo más probable es que comenzaras tu vida en un criadero, donde se incuban y eclosionan miles de huevos. Nunca llegarías a ver a tus padres, ya que se mantienen en instalaciones de cría separadas. Cuando tendrías alrededor de un día de edad, personas gigantes aterradoras te colocarían bruscamente en una cinta transportadora para recibir medicación a través de un aerosol o inyección. Luego, la cinta transportadora  te dejaría caer en una caja de transporte del tamaño de un cajón de escritorio grande. Junto a miles de otros polluelos, tu jaula se apilaría en un camión para un viaje aterrador a la «instalación de engorde». Aquí es donde pasarías la mayor parte de tu corta vida. Como pollito, es posible que te sometieran a varias mutilaciones dolorosas, como el recorte del pico y la cresta, sin anestesia. 

Durante tu vida como pollo de engorde, recibirías una nutrición inadecuada y lo más probable es que te mantendrían  con una iluminación artificial, no para tu beneficio, sino para obligarte a hincharte de forma antinatural. Debido a las condiciones de hacinamiento en las que se te mantendría, podrías sufrir de diversas enfermedades, y lo más probable es que ningún veterinario te trataría. Debido a los brotes actuales de gripe aviar que han requerido que todos los avicultores mantengan sus aves en el interior para evitar la propagación de la enfermedad (incluidas aquellas en las llamadas operaciones de «corral»), o porque simplemente fueras un pollo de engorde típico que vive en una granja industrial, pasarías toda tu vida en el interior de edificios (con o sin pandemias, la mayoría de los pollos nunca ven un prado de hierba o incluso el sol).

Como tu cuerpo estaría deformado y creciendo de forma anatural en un corto período de tiempo, esto a menudo te llevaría a sufrir dolor y lesiones no tratadas, y a menudo te colapsarías por tu propio peso. Luego, a la temprana edad de 42 días (en la UE) o 47 días (en los Estados Unidos), cuando habrías crecido hasta el «peso de mercado», el peso al que se considera listo para el sacrificio, se te retiraría bruscamente del criadero y te transportarían al matadero en un camión a menudo demasiado frío o demasiado caliente. Allí, o bien permanecerías en las cajas de transporte y te colocarían en una cámara de gas, donde estarías expuesto/a a mezclas de aire y gas (CO2 u otros gases) hasta que morirías de asfixia, o te colgarían boca abajo por las piernas en grilletes de metal a lo largo de una cinta transportadora móvil. Con terror, te moverían a lo largo de la línea de producción a un baño de agua donde te electrocutarían (teóricamente, para aturdirte, pero a menudo después podrías permanecer consciente), y luego te trasladarían a un cortador de cuello mecánico, que cortaría tus vasos sanguíneos principales hasta tu muerte. 

Si fueras alguna criatura criada y matada para alimentar a humanos, probablemente esta sería tu vida. No una vida de un individuo sensible que es tratado con respeto y dignidad, sino tratado como una triste masa de carne insignificante.

La horrible vida de un pollo de engorde.




Source: Veganfta.com